fbpx

Siete ideas para crear habitaciones de bebés ecológicas

Siete ideas para crear habitaciones de bebés ecológicas

Muchas mamás sueñan con crear una habitación “verde” para sus bebés, pero piensan que está fuera de su alcance. Es cierto que por lo general, los productos ecológicos son más costosos que los regulares, sin embargo, aquí te brindamos algunas alternativas que te ayudarán a crear un espacio sano y fabuloso, aun si no cuentas con mucho dinero. Recuerda que una habitación ecológica tendrá beneficios no sólo para la salud de tu niño sino también ¡para el medio ambiente!

1. Elige pinturas ecológicas o naturales

Este tipo de pinturas, a diferencia de las convencionales, no contienen disolventes orgánicos volátiles tóxicos, los cuales son nocivos, porque se emiten en forma de gas cuando se aplica la pintura. Esos residuos de gas pueden permanecer semanas o incluso meses en la habitación.

Las pinturas que están hechas a base de aceites naturales como el lino o la soya, son cada vez más accesibles (cuestan sólo un poco más por galón que las pinturas convencionales). Si no puedes invertir en esta alternativa, te recomendamos que compres pinturas convencionales de colores claros y sin olores fuertes, porque éstas tienen menos químicos dañinos.

2. Opta por un piso de madera u otro material sólido

Las alfombras sintéticas acumulan mucho polvo y pueden causar alergias y otros problemas de salud debido a los químicos que se encuentran en el pegamento que se utiliza debajo de éstas, para que queden fijas.

“Un piso de material sólido como la madera es ideal, porque es más fácil de limpiar”, pero no te preocupes si no tienes el presupuesto para instalar un piso de madera, que suele ser costoso. El piso laminado imitación madera y el de corcho. Ambos se limpian también con facilidad.El piso de corcho es además resistente al fuego. Para la elaboración de los pisos de corcho no se requiere talar ningún árbol, por lo tanto son 100 por ciento ecológicos.

Para crear una atmósfera más acogedora, escoge una alfombrilla pequeña para poner sobre tu piso. Procura que esté fabricada con tintes y fibras naturales, como la lana o el algodón. Estas alfombrillas por lo general son muy económicas y cuando se desgastan se pueden reemplazar fácilmente.

3. Escoge juguetes y artículos decorativos de madera

Considera comprar juguetes y artículos decorativos de madera. Muchos de éstos están hechos con materiales que no contienen ningún producto químico. Por ejemplo, hay algunos que se fabrican artesanalmente y son pintados a mano con pinturas a base de agua. Además de que adornarán muy bien la habitación de tu bebé, al comprar estos artículos ¡estás ayudando a artesanos y al medio ambiente!

Si los juguetes son de plástico, procura que el material sea duro. Los suaves o masticables es común que contengan químicos como el bisfenol A y los ftalatos, que los expertos advierten pueden estar relacionados con problemas de desequilibrio hormonal. Evita los juguetes o artículos decorativos elaborados con pinturas que contienen plomo.

 

4. Invierte en una cuna de madera sólida

Para consumidores eco-conscientes, es mucho mejor para la salud de tu bebé dormir en una cuna de madera sólida, que en una fabricada con tablas de madera comprimida, o cualquier material que haya sido tratado con formaldehido (que es un cancerígeno y también un ingrediente que se encuentra en el adhesivo de los muebles prefabricados). Verifica que el modelo que selecciones de cuna es seguro de usar, Además, tendrás que verificar que el mueble cumple con los requisitos de seguridad, como la distancia adecuada entre los barrotes.

“Lo fundamental es no comprar de más o cosas innecesarias. Piensa en el futuro y compra cosas que no solamente le van a servir a tu bebé en las primeras etapas de vida, sino también cuando sea más grande”, por ejemplo, puedes comprar un mueble para cambiar pañales con cajones para guardar la ropa de tu niño y así usarlo muchos años.

 

5. Considera un colchón fabricado con lana

Los rellenos y las telas con que están fabricados los colchones, almohadones para amamantar, mecedoras y otros artículos para bebé contienen a menudo un grupo de químicos llamados “retardantes de flama”, porque confieren resistencia al fuego y ayudan a prevenir incendios.

Existe una creciente preocupación de que los beneficios de los “retardantes de flama”, no justifican los riesgos, porque de acuerdo con algunos estudios, estos químicos se vinculan con problemas de la salud como la tiroides, complicaciones reproductivas y el cáncer.

Varios expertos opinan que conviene invertir en un colchón nuevo para que sea lo más higiénico posible. Ten en cuenta que los colchones usados pueden tener orina o moho.

Si cuentas con el presupuesto, puedes considerar los modelos con resortes y cubierta de lana que no contienen retardantes de flama y otros químicos tóxicos, como el plástico vinilo, común en las cubiertas impermeables. Otra opción son los colchones fabricados con lana pura o algodón orgánico. Considera que estas dos últimas alternativas son un poco caras.

6. Ilumina la habitación con focos eficientes

Para ahorrar electricidad a largo plazo, una buena opción es instalar focos fluorescentes compactos, que son muy económicos. Estos focos son más eficientes y duran 10 veces más que los focos tradicionales incandescentes. A la hora de desecharlos, llévalos a un sitio de reciclaje.

Los focos llamados LED (“Diodo emisor de luz”), son también muy recomendables. Éstos cuestan más que los fluorescentes compactos, pero durán mucho más tiempo y el ahorro también se notará en tu consumo de electricidad.

Otra sugerencia práctica para ahorrar energía son los reguladores de luz, que son económicos y fáciles de instalar. Además pueden ser muy útiles en la habitación de tu bebé, ya que si tienes una luz tenue cuando lo alimentas a la madrugada, es menos probable que se despierte.

Para bloquear la luz del sol durante las siestas del bebe, coloca cortinas ligeras de algodón que puedas lavar fácilmente, ya que al igual que las alfombras, las cortinas tienden a acumular mucho polvo. Usar persianas de madera también te ayudará a mantener la temperatura en el cuarto. Evita las persianas de vinilo (o PVC) porque frecuentemente contienen químicos industriales como los ftalatos, que han sido relacionados con problemas de desequilibrio hormonal.

7. Usa productos de limpieza naturales

A la hora de hacer la limpieza, es recomendable que uses productos a base de vinagre, bicarbonato de sodio o agua, porque representan menos riesgos para la salud, que los productos de limpieza perfumados o con químicos fuertes como el cloro.

Otra sugerencia sencilla para reducir la contaminación en el cuarto del bebé es dejar tus zapatos afuera. Las suelas de los zapatos pueden traer pesticidas del jardín u otros químicos de la calle.

“Mantén las cosas simples y enfócate en crear un ambiente sano para tu bebé y por supuesto, en darle mucho amor”.

 

Estiloymuebles

Promociones!

30% Descuento por pago en efectivo!
Ir a las Promos!
close-link